Pastoral

Pastoral

Educar en la interioridad supone invitar a vivir asomado a los cristales de la vida para poder contemplarla e interiorizarla.

Supone potenciar la capacidad de sorpresa y educar la mirada.

Mirar con el corazón permite ahondar en la propia existencia y en los acontecimientos, hacerse preguntas, contrastar, analizar, de tal manera que las experiencias vayan dejando poso y no sean estrellas fugaces.

Que nada de lo que ocurra a su alrededor les sea indiferente