Adviento

Adviento

El verdadero valor de las cosas no siempre es evidente. Educar en la interioridad ayuda a mirar más allá de las apariencias, a valorar las cosas por lo que en realidad son y no por lo que parecen.

El Adviento y la Navidad nos invitan a reconocer en la sencillez, pobreza y humildad del “pesebre” a Dios que se hace Niño.

Solo los pequeños y sencillos (como los pastores) y los que “se hacen como niños” podrán acoger el Misterio que acontece en BELÉN.